¿Cómo vestir a un bebé?

 

Como ya sabemos, la piel de los recién nacidos es muy delicada, es por ello que se recomienda lavar toda su ropita antes de estrenarla. Se debe lavar por separado, con muy poco detergente y sin suavizante para evitar posibles irritaciones y alergias. Por supuesto, hay que asegurarse de que toda la ropa queda bien aclarada. Es conveniente lavar también todas sus mantas, toallas y sábanas, así como cualquier otra prenda que quede en contacto con nuestro bebé.

como vestir a los bebes

La mayoría de los padres tienden a vestir en exceso a sus bebés, por miedo a que puedan pasar algo de frío. Sin embargo, se recomienda no abrigar al recién nacido demasiado, sobre todo a la hora de dormir.

Es importante evitar que durante el cambio de ropa el bebé se enfríe, ya que es peligroso que pierdan calor debido a que aún no regulan demasiado bien la temperatura de su cuerpo. La habitación deber ser cálida, pero nunca con un calor excesivo. Lo ideal es una habitación donde la temperatura ronde los 24 grados.

En cuanto al tipo de ropa más adecuada se aconseja elegir siempre prendas holgadas y cómodas para nuestro bebé, que dispongan de aberturas delanteras y sean fáciles de quitar y poner. Además, lo mejor es que sean de tejidos naturales como el algodón, el hilo o el lino, evitando siempre los tejidos sintéticos y la lana. Las etiquetas de cada prenda deben cortarse para evitar posibles irritaciones en la piel de nuestro bebé. De igual modo, hay que evitar las prendas con accesorios tales como cadenas, cintas o cremalleras y elegir siempre aquellas que dispongan de cinturas elásticas.

 

Consejos para saber si nuestro bebé tiene frío o calor

bebe pañal y toalla

Una preocupación muy común en la mayoría de los padres es saber si su bebé se encuentra a gusto y disfruta de una temperatura adecuada, sin pasar frío o calor. Para saber si nuestro bebé lleva la cantidad de ropa adecuada no es suficiente con tocarle las manos o las pies ya que los suelen tener fríos. Esto se debe a que su circulación sanguínea no está plenamente desarrollada y su sistema de termoregulación no es aún muy bueno.

Un error frecuente es abrigar a nuestro bebé demasiado por miedo a que pueda pasar frío. Esto hace que no se adapte bien a los cambios de temperatura y pueda enfermar con mayor facilidad. Siempre se aconseja usar varias capas en lugar de una muy gruesa y calentita, para así poder quitar alguna prenda cuando sea necesario sin necesidad de cambiar la ropa al completo.

Por regla general y en resumidas cuentas, si el bebé tiene la punta de la nariz fría esto es señal de que está pasando frío y necesita abrigarse un poco más. Por el contrario, si la nuca está húmeda y sudorosa y, además, tiene las mejillas muy sonrojadas, nuestro bebé está demasiado abrigado y hay que quitarle alguna prenda.