Zapatillas de bebé

 

Hasta el momento en el que nuestro bebé no empiece a caminar, no es recomendable que use calzado ya que puede provocar malformaciones en sus pies que se encuentran en completo desarrollo. Si quieres abrigar sus piececitos en invierno cuando sale al exterior, lo ideal es que durante el primer año de vida solo use calcetines o algún zapatos blando que no le presione el pié. En este post te contamos todo acerca de las zapatillas de bebé y algunos consejos fundamentales para elegir las más adecuadas.

¡Compra zapatillas de bebé baratas online!

 

En nuestra tienda disponemos de una gran variedad de zapatillas de bebé al mejor precio. Cómodas, firmes y flexibles perfectas para los primeros pasos de nuestro pequeño, aportándoles seguridad y protección al pie. Con diseños sencillos o de colores más llamativos, zapatos de bebé para todos los gustos.

Podéis pulsar en el botón “Ver más ofertas” para conocer aún más productos.

Ver más ofertas

¿A partir de qué edad se deben usar las zapatillas de bebé?

 

Tu pequeño necesitará usar zapatos desde el momento en el que empiece a caminar, a partir de los 12-15 meses de edad, a veces unos meses más en algunos bebés. El objetivo de ir calzados es proteger los pies de nuestro hijo del frío, de aquellos suelos que no aseguren la integridad de su piel, así como de cualquier agente externo, proporcionándoles seguridad y fuerza para caminar.

Lo ideal es que permanezcan descalzos durante su primer año de vida, antes de empezar a dar sus primeros pasos. También, pueden usarse calcetines o zapatos blanditos si queremos protegerle los pies del frío cuando salimos fuera de casa, pero nunca calzado. Esto se debe a que los pies del recién nacido están en constante crecimiento y evolución por lo que el uso de zapatos antes de tiempo impedirá que se desarrollen correctamente pudiendo provocar malformaciones y restringiendoles libertad de movimiento.

Algunos consejos fundamentales a seguir para la elección correcta del calzado son los siguientes:

  • El zapato debe de ser flexible, capaz de flexionarse con una sola mano. Además, debe ser ligero y poco pesado para el bebé.
  • La suela no debe ser demasiado rígida y, lo ideal, es que sea de caucho o goma ya que evitarán cualquier posible resbalón.
  • Lo ideal es que el calzado sea transpirable para evitar la formación de hongos debidos a la humedad provocada por el sudor.
  • Elegir siempre cierres de velcro o hebillas, ya que los cordones pueden provocar caídas innecesarias.
  • El tejido no debe ser demasiado rígido. Busca zapatos resistentes pero que no resulten muy duros. Es aconsejable que tanto el talón como los laterales estén reforzados para proteger mejor al pie.
  • La horma del zapato debe ser ancha y sin costuras para que no provoque rozaduras.

Si tenemos claros estos puntos, escoger unas zapatillas de bebé adecuadas no resultará nada complicado. Ten en cuenta siempre, por encima de todo, la comodidad del pequeño. No lo obligues a usar un calzado con el que no se sienta a gusto por mucho que a ti te guste.

Además de zapatillas de bebé, en nuestra tienda encontrarás: